cabecero_foto
dimension social
Reflexiones sobre la discriminación hacia las personas de talla baja

Reflexiones sobre la discriminación hacia las personas de talla pequeña

Ser diferente es difícil, pero ser diferente de una forma clara, evidente e imposible de esconder puede ser estresante y agotador. Las personas de talla pequeña deben afrontar un prejuicio que se extiende por todas las sociedades, especialmente las occidentales, un prejuicio al que los americanos han bautizado con el nombre de altismo (heightism). Hay que levantar la cabeza y mirar hacia arriba para casi todo; hay que soportar miradas de compasión o de burla, miradas desde arriba, miradas por encima del hombro, porque la cabeza del pequeño siempre está por debajo de cualquier hombro.

Existen todo tipo de discriminaciones, pero pocas veces se habla de la discriminación de la altura. Parece que se puede decir cualquier cosa negativa sobre la altura (sobre la poca altura) de los individuos sin que nadie se dé cuenta de que también es una forma de discriminación. La persona que desprecia a alguien por cuestión de raza es un racista; quién desprecia a la mujer por ser mujer es machista, pero por reírse abiertamente de alguien muy pequeño porque es pequeño no parece que nadie vaya a ser llamado "altista" (como, es verdad, tampoco hay gordistas, o feistas). Las personas de talla pequeña nunca se han formado como grupo, ni ellos se ven a si mismos como grupo ni la sociedad los ve de este modo, y por esto carecen de poder y de voz política o legal. (Es verdad que no todas las personas de talla pequeña tienen la misma talla, y alguien de metro cincuenta puede sentirse muy ofendido si es llamado "enano", porque es sabido que los enanos no pasan nunca del metro cuarenta. A todo el mundo le gusta mirar por encima de alguien, y para muchas personas es la única manera de sentirse superiores.

La discriminación es fruto de la diferencia, y lo que es diferente siempre es minoria. Hoy en día las minorías que pueblan nuestra sociedad lo tienen más fácil que unos años atrás; muchas se han organizado y han exigido sus derechos, y sin embargo las personas de talla muy pequeña continúan siendo ridiculizadas, quizás no abiertamente, pero siempre de manera indirecta, y ni los medios de comunicación ni la publicidad han ayudado precisamente a romper con los estereotipos negativos.

Puedes ser una persona valiente y culta. Puedes ser fuerte, refinada e inteligente. Puedes ser una persona competente, generosa y divertida. Pero algunas veces lo más importante del mundo parece ser el hecho de que tu cabeza esté un par de palmos más cerca del suelo que la de la gente de estatura normal.

La altura es un ingrediente vital del concepto que tenemos de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. La altura afecta a nuestra manera de interpretar el mundo (cualquier persona, por grande que sea, se siente pequeña en un gran espacio), y esto es algo que podemos ver muy claramente si intentamos recordar algunos espacios de cuando éramos niños.

La mayoría de personas se sienten intimidadas por la altura: se trata de una ventaja física primitiva de la gente alta. Qué padres pueden negar que en algún momento se han sentido orgullosos porqué su hijo es más alto que los demás, porqué la ropa se le queda corta al cabo de dos meses? Y es que la altura también suele identificarse con la buena salud, y quizás para algunos padres el crecimiento físico del hijo es la única manera visible de constatar que están cumpliendo su función como padres.

Uno de los estigmas de ser bajo es la tendencia a igualar el crecimiento con la madurez, no sólo física sino también mental.

Todos los seres vivos empiezan siendo pequeños, por esta razón, una persona pequeña o baja es siempre asociada a alguien desvalido o débil.

Los niños aprenden muy pronto que su estatura se relaciona muy estrechamente con su potencial; no necesitan que ningún psicólogo les diga los prejuicios que existen ante la baja estatura, y no respetan a las personas que son más pequeñas que ellos. Y los adultos actúan de la misma manera.

Una persona más alta inspira más respeto, pero no sólo esto, sino que cuando tenemos en mucha consideración y valoramos mucho a una persona la percibimos más alta de lo que es. (Se hizo una prueba que consistió en presentar a una misma persona a grupos de estudiantes diferentes; ante el primer grupo fue presentada como estudiante; delante del segundo grupo fue presentada como profesor, y al tercer grupo se les dijo que era un catedrático; se pidió a todos los grupos que diesen una talla estimada de aquella persona, y los que pensaban que era catedrático fueron los que le adjudicaron una talla más alta).

Esta tendencia a preferir a la gente alta es evidente en cualquier ámbito de la sociedad, y se ve muy claramente en el mercado de trabajo y en las relaciones de pareja (en estos casos, los hombres lo tienen todavía peor que las mujeres).

Sea cual sea la causa de la baja estatura, todos los niños con problemas de crecimiento deben afrontar una serie de realidades en un momento u otro y en diferentes grados:

  • Son diferentes de los demás de una forma obvia y que no pueden ocultar.
  • La gente tiende a tratar a los niños según la altura y no según la edad.
  • Las personas reaccionan delante de los niños muy bajos de forma o bien insultante o bien protectora o curiosa.

Una mayor altura nos hace superiores, y el hecho de ser bajos nos pone en una situación de desventaja física.

Evidentemente, la persona muy baja no es inherentemente inferior, pero es fácil que se sienta inferior, y por otra parte, la sociedad se asegura de hacer que la persona muy baja se sienta inferior a través de gestos sutiles y no tan sutiles (sólo hace falta que repasemos la película infantil Shrek, que ha tenido un gran éxito, y sobre la cual a nadie se le ha ocurrido señalar que el malo es muy malo porque además es muy bajo, y tiene una especie de complejo de inferioridad que todavía lo hace más malo. El personaje es realmente malo, pero no se le ridiculiza por malo sino por bajito).

Se trata de la llamada discriminación inconsciente: un sentimiento, una creencia, una noción de que la gente muy baja es inferior. No lo expresamos verbalmente y no lo decimos a nadie, ni tan siquiera a nosotros mismos, pero es un sentimiento que existe, y que incluso las personas más concienciadas pueden encontrar dentro de ellas.

La autoestima de las personas con problemas de crecimiento o sencillamente bajas se ve continuamente zarandeada de manera directa e indirecta; las personas pequeñas tienen más dificultades para triunfar a causa de los prejuicios y la discriminación con los que se enfrentan en una sociedad de la altura.

Estas dificultades no son solamente psicológicas sino también físicas: la zona personal de espacio (la distancia que se suele mantener entre una persona y otra en nuestra cultura) siempre es violada por la persona más alta. La zona de espacio personal varia de una cultura a otra, pero cuando es franqueada por alguien de la misma cultura suele tratarse de un acto de hostilidad, y las personas de talla pequeña se ven a menudo enfrentadas a estas situaciones de hostilidad. La persona más pequeña o más baja es la que recibe los empujones. Es ella la que debe moverse para que pase la persona más alta. A la persona más baja se le suele mostrar menos respeto. Se trata sencillamente de pura ventaja física, y teniéndolo en cuenta no resulta tan extraño que una persona más baja esté más a la defensiva.

Se habla del síndrome del hombre bajo; se utiliza para describir a un hombre de baja estatura que se muestra frecuentemente enfadado y hostil y proyecta esta hostilidad en los otros. Es el también llamado complejo de Napoleón. No se habla nunca de la hostilidad del hombre alto y grande, porque si eres alto y grande tienes la fuerza, y si tienes la fuerza tienes también el derecho a ser hostil, incluso agresivo, sin que por esto caigas en el ridículo. (Imaginemos dos situaciones: la de un hombre de metro ochenta y cinco enfadado y gritando a un hombre de metro cincuenta y cinco, y la de un hombre de metro cincuenta enfadado y gritando a un hombre de metro ochenta y cinco. Los dos están de pie. Una situación nos puede parecer temible, pero la otra sólo conseguirá hacernos morir de risa).

Mientras las personas de talla pequeña continúen aisladas y solas aceptando su situación como un "problema inevitable" (no tiene por qué ser un problema ni tiene por qué ser inevitable) la discriminación social no perderá fuerza. Los medios de comunicación continuarán estereotipando negativamente a las personas bajas, y la sociedad en general continuará con el mismo comportamiento de desprecio más o menos consciente.

Conviene recordar estos puntos:
(Joe Mangano, The last bastión of discrimination)

  • Hay muy pocos hombres altos en este mundo a los que les guste recibir órdenes de hombres más bajos.
  • Hay pocos hombres altos en este mundo que piensen que no son mejores que cualquier hombre bajo.
  • Las mujeres, sobre todo las mujeres altas, suelen ver a los hombres muy bajos desde una óptica negativa (al menos como posible pareja).
  • Existe una discriminación inconsciente en la sociedad contra las personas bajas, especialmente los hombres bajos.
  • Las personas bajas en general pueden ser ridiculizadas, atacadas e intimidadas más fácilmente que cualquier otro grupo.
  • Las personas bajas, y en especial los hombres bajos, difícilmente pueden desarrollar todo su potencial.
  • Las personas especialmente bajas están excluidas de muchas profesiones y de muchos deportes.
  • Las posibilidades de tener relaciones sexuales de las personas de talla pequeña son mucho más reducidas.
  • Contra todo esto no se puede hacer nada legalmente.

Consejos para las personas muy bajas o con problemas de crecimiento

  • Cree en ti mismo- Lucha por tus derechos.
  • Combina las tácticas abiertas con las encubiertas para luchar contra las injusticias que los otros cometen con las personas bajas.
  • Utiliza los medios legales que tengas a tu alcance.
  • Mantén la cabeza alta.
  • Ponte ropa que te haga sentir bien (aunque a veces te cueste encontrarla).
  • Responde a los insultos (siempre que no corras un riesgo innecesario).
  • Tómate seriamente la cuestión de la discriminación de la altura.
  • Aliméntate correctamente.
  • Haz ejercicio.
  • Aprende a defenderte físicamente.
  • Relájate.
  • Ayuda a otras personas bajas.
  • Haz que la causa de la discriminación de la altura sea conocida.
  • Sé fuerte (física y mentalmente).
  • Recuerda que hay otras personas como tú.
  • Escoge un lugar para vivir que minimice el estrés.
  • Escribe sobre la discriminación de la gente baja.
  • Prepárate para lo inesperado.
  • Conserva tu dignidad.
  • Habla del tema de tu estatura con amigos de confianza, con miembros de tu familia o con profesionales cualificados, que sepan que la discriminación real existe.
  • Intenta impulsar organizaciones para la gente de talla pequeña.
  • Presenta quejas legítimas cuando sea necesario.
  • Desenmascara a aquellos que intenten herirte.
  • Observa cómo son tratados los demás en comparación contigo (palabras, tono de la voz, acciones, expresiones faciales...).
  • No dejes que las personas más altas o grandes te intimiden.
  • No hagas caso cuando una persona de estatura normal o un psicólogo te digan que el problema está en ti.
  • No te muestres débil.
  • No te humilles ante los más grandes.
  • No te hagas daño a ti mismo encolerizándote.
  • No seas pasivo.
  • No seas infantil o necio (la sociedad está esperando una razón válida para discriminarte).
  • No dejes que la policía o las personas de uniforme te intimiden.
  • No te asocies con las personas que no te respetan o que te traten incorrectamente.

Raquel Ribó

 


En esta sección

Lo social

La estigmatización social en la acondroplasia

III Encuentro Internacional en torno a la Acondroplasia, Colombia 2009

ENHORABUENA: Anuncio del CF Getafe denigrante retirado.

Otro hito en la lucha por el respeto real. Toledo, Septiembre 2009.

Excelentes campañas por la normalización de la imagen de la acondroplasia de l'AISAc (Vídeo)

El hombre es la medida de todas las cosas

Documental de la UNED (Vídeo)

Colombia se mueve...

Una lección aprendida.

Todos iguales, todos diferentes (Presentación)

TEMA PARA EL DEBATE: Lucía Zárate y Chiquita: famosas y pequeñas. ¿Tienen algo que ver con nosotros?

Tema para el debate: Autoayuda

Tarjeta de estacionamiento

Reunión anual de la asociación alemana de personas con enanismo, BMKF

Reflexiones sobre los espectáculos cómico taurinos

Reflexiones de un eurodiputado sobre la discapacidad

Reclaman al Gobierno la reforma urgente del baremo oficial de la discapacidad

Psicología positiva y exclusión social (radio, UNED)

Periodismo social. El compromiso de la información

Los otros grossos

LECTURA TESIS DOCTORAL Y JORNADA DE FAMILIAS EN MADRID

Jubilación anticipada, personas con discapacidad

Jornada de Moda y Necesidades Especiales

Declaración de apoyo a las personas con acondroplasia de la Federación Española de Municipios y Provincias

Convenio de vacaciones con el Montepío

Convención Internacional para los Derechos de las Personas con Discapacidad

Convención de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad

Comparecencia de la Fundación ALPE en la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad del Congreso de los Diputados

Cómic Puesta en marcha, de la Unión Europea

Campaña contra la discriminación en Argentina (Vídeo)

Campaña argentina contra la discriminación de personas con discapacidad

Bienvenidos a Holanda

Altos y bajos (documental)

Ainhoa (vídeo)

Acuerdo plenario en Zaragoza

Acuerdo plenario de Sant Cugat

Acceso de la mujer con discapacidad a las NN.TT. en el ámbito rural de Asturias

A vivir bien (documental)

Reflexiones sobre la discriminación hacia las personas de talla baja

La lengua de todos

Jóvenes discapacitados

Enmienda de Discapacidad

Carta para la no contratación de espectáculos cómico-taurinos (Modelo)

Carta de protesta. (Un modelo)

Premios TIFLOS. Documental Yago (Vídeo)

Por una vez tiene gracia.

La Liga. Documental sobre los prejuicios (Vídeo)

La integración social de la gente de talla baja

La acondroplasia. Aspectos Psicosociales


C/ La Merced 20 1ºD   Gijón  (Asturias)    Tel.: 985 176 153    Fax: 984 196 152     E-mail: acondro@telecable.es
Realizada por: ticmedia.es